Carlos Carnicero

20-D, elecciones en estado de excepción

La economía, la gran apuesta de Mariano Rajoy para el 20-D, ha sido desplazada de la agenda electoral. Sus sustitutos son el desafío antidemocrático catalán y la eclosión de la amenaza yihadista desde los atentados de París. Estado de Emergencia en Francia, situación de guerra en las calles de Bruselas y el miedo instalado que facilita el recorte de libertades en las sociedades europeas.

Captura de pantalla 2015-11-22 a las 19.08.25

Pero vayamos por partes. Primero, la conexión existente entre el desafío en Cataluña y los atentados de París.

Si el trayecto a la independencia de Cataluña era complicado, los atentados de París lo hacen casi metafísicamente imposible. Naturalmente salvo que quienes lideran esta ensoñación apostaran por la autarquía, lo que llevaría a Cataluña al siglo XIX.

La nueva formulación de la amenaza terrorista refuerza la necesidad del cumplimento de la ley. Las restricciones de derechos necesitan el amparo de una ley aunque sea excepcional. Cualquiera que base sus proyectos en el incumplimiento sistemático de la ley es un cadáver político en esta Europa en crisis. Y los fabuladores de la independencia catalana han elegido el incumplimiento de la ley como su principal tecnología política. Algo que horroriza en todas las cancillerías europeas.

En la sociedad catalana muchos acaban de descubrir que los hechos tienen consecuencias. Aprobar una resolución parlamentaria que exige la desobediencia a la ley a todos sus funcionarios en un harakiri casi perfecto. Los empresarios catalanes, siempre tan prudentes hasta el límite de la cobardía en muchos casos, se han pronunciado exigiendo un gobierno que respete la ley. ¡Es genial que existan situaciones políticas en que se pueda entender que es necesario exigir a un gobierno que cumpla la ley!

(más…)

Añade tu comentario

El 20-D abducido por la masacre de París y el desafío antidemocrático catalán

Hay que remontarse mucho para encontrar normalidad parlamentaria y democrática en España porque los grandes partidos renunciaron a la responsabilidad del diálogo y entendimiento en temas de estado, salvo contadas ocasiones.

Ahora es un buen momento para demostrar responsabilidad. Llegados al punto de que quienes regentas las instituciones de Cataluña no respetan la ley, que puede esperarse.

El escenario del 20-D está condicionado por el desafío antidemocrático de los promotores de la independencia en Cataluña y por la conmoción de los atentados de París.

Promover el incumplimiento de la ley es esencialmente antidemocrático en una sociedad que dispone de un estado de derecho. Y los que no quieren incumplir la ley no son demócratas. Inventarse mandatos de la ciudadanía para vulnerar la ley se asienta en el mismo principio de los golpes de estado que reclaman actuar al margen de la ley por el apoyo ciudadano a su causa.

Captura de pantalla 2015-11-15 a las 16.24.53

El 1 de octubre de 1962, las autoridades de Misisipi negaron el acceso a la universidad al primer estudiante negro que quiso matricularse amparado por el Tribunal Supremo.

El presidente J. F Kennedy envió la Guardia Nacional a la Universidad de Misisipi para que se cumpliera una sentencia del Tribunal Supremo.

El gobernador segregacionista Ross Barnet no solo se negó a acatar la sentencia del Supremo, sino que la desafió y alentó manifestaciones racistas que acabaron en disturbios graves. John F. Kennedy manifestó: “la ley obliga a todos por igual y no se puede admitir nunca su incumplimiento”. Y no cedió al chantaje de los segregacionistas que disponían de apoyo mayoritario entre los ciudadanos del estado de Alabama.

Tras días de grandes disturbios que ocasionaron muertos, James Meredith finalmente fue admitido como el primer estudiante negro en Misisipi. Y ante la Guardia Nacional los segregacionistas del sur tuvieron que bajar el espinzo antidemocrático. Hoy no hay segregación activa en los estados del sur.

En Cataluña hay que hacer cumplir la ley con la ley en la mano. Y, desde luego estudiar medidas políticas para conseguir que quienes pretenden separarse por la fuerza de España lleguen a sentirse cómodos con nuestra Constitución. No hay que tener complejos para hacer cumplir la ley.

Esta situación, este reto contra la democracia, condiciona la campaña electoral. Y se corre el riesgo, que habrá que asumir, de que algun partido o el propio Gobierno saque ventaja de esta situación. Los electores tendrán que juzgar el comportamiento de los líderes políticos.

Los sangrientos atentados de París han dejado Europa en estado de shock. La precampaña electoral ha sido suspendida al punto de que el PSOE, que tenía previsto celebrar una conferencia política para la que se habían desplazado a Madrid mil quinientos militantes, la canceló.

Estas dos sombras negras marcan la agenda electoral. Y el reto es sobrepasarlas, realizar un debate político y dejar que los ciudadanos se expresen en las urnas.

Pero es buena ocasión para recordar que quien promueve el incumplimiento de la ley y nada menos que la desobediencia al Tribunal Constitucional no puede ser patriota de ninguna patria. Es, sencillamente un antidemocráta que amenaza nuestro sistema de convivencia, igual que el gobernador Ross Barnet hizo en el estado de Alabama.

Añade tu comentario

Artur Mas necesita ayuda para defenderse de sí mismo

Excelente foto en La Vanguardia. El president en funciones de la Generalitat, Artur Mas, trabajando en su discurso de no investidura, en una mesa enorme, eso sí, en la cabecera, aunque no le sea cómodo para manejar los papeles, en la inmensidad del saló Verge de Monserrat del Palau de la Generalitat. Una gigantesca soledad de quién ha destruido su carrera política, a su partido, CDC, y ha puesto a su amado país, Cataluña, al borde del abismo y en el ridículo internacional.

Captura de pantalla 2015-11-08 a las 16.52.00

Si todo ocurre como parece, mañana perderá la moción de investidura, a pesar de haber concedido a la CUP, cuyos votos necesita, todo lo que ha pedido, hasta el paroxismo. Es un juguete roto que lo ha podido tener todo. Convergencia Democrática de Cataluña, que representó la hegemonía política del catalanismo y ocupó el govern de la Generalitat durante veintitrés años consecutivos, puede ser un fuerza residual después de las próximas elecciones autonómicas, que Artur Mas, como president en funciones, no tendrá más remedio que convocar.

La soledad de Mas en la foto de la Vanguardia, refleja la debilidad del proceso secesionista. Hasta ahora ha sido puro “postureo”; irresponsable, pero inútil. Salvo que Cataluña lleva tres años sin que nadie la gobierne. Un referéndum que terminó siendo de juguete para convocar elecciones diluyendo su candidatura y a su partido en una sopa de letras. Y perdió su apuesta aunque como trilero haya intentando equivocar mayoría de escaños con mayoría de votos.

Resulta casi imposible que la CUP permita la investidura de Mas. El mayor gesto de dominación de esta extraña organización antisistema que ha contaminado el glamour conservador de CDC, es proponer otro candidato de CDC en lugar de Mas. Una sesión de auténtico sadismo con el patético Artur Mas. Lo van a azotar en el pleno del Parlament. Lo van a dejar en calzoncillos.

(más…)

Añade tu comentario

Apuntes a vuelapluma

Una eternidad hasta el 20 de diciembre

Dos meses es mucho tiempo en un país paralizado por la cita electoral. El Gobierno inaugura; Rajoy hace paellas en el feudo valenciano que está en peligro. Pedro Sánchez busca en el fondo de la chistera para redondear un programa electoral que rasque el voto perdido. Albert Rivera es prudente para no actuar sobre las expectativas que pueden ser un boomerang. Y Podemos, ahora en baja, trata de equilibrar sus defectos, sus aristas, para recuperar la ilusión perdida.

Captura de pantalla 2015-10-25 a las 17.19.10

Y, mientras tanto, la gestión de los asuntos públicos está paralizada en Cataluña. El lodo de la corrupción sigue subiendo de nivel desde las sentinas de Convergencia Democrática de Cataluña. El secesionismo está herido por el hedor insoportable de las tramas de corrupción que salpican a los dos presidentes nacionalistas que ha tenido Cataluña en democracia.

Con los documentos incautados en las últimas redadas a empresarios y funcionarios públicos de la Generalitat podremos conocer en las próximas semanas detalles que terminarán con la carrera política de Artur Mas. Es casi metafísicamente imposible que la CUP, anticapitalista y antisistema que ha tenido la bandera de lucha contra la corrupción como eje de sus resultados electorales, conceda la investidura a Artur Mas. Y no creo que sea posible una candidatura independentista unitaria el 20-D porque la contaminación de la corrupción de Convergencia no puede obviarse ni con la bandera del patriotismo de billetera.

España está paralizada por demasiadas incertidumbres. El 20-D cambiará el modelo político español donde se acaba el bipartidismo y será complicado construir mayorías de gobierno.

En política, demasiado tiempo es peor que tiempo escaso. Porque las cartas ya están echadas y se pueden recalentar en esta espera de dos meses.

Nadie se atreve a hacer un vaticinio pero hay algunas evidencias. Mariano Rajoy, sin carisma, con el partido deprimido y sin tiempos para cambios, tiene muy complicada la recuperación de votos que le permita un resultado aceptable. El fantasma del desastre le sigue de cerca.

Las apuestas más interesantes circulan alrededor del tirón final de Albert Rivera y si es capaz del sorpasso que le permita la hegemonía del centro político.

Pedro Sánchez sigue en liderazgo vigilado. Si no puede formar gobierno, será el secretario general que menos tiempo ha ocupado su cargo.

En cuanto a Podemos, tiene el estigma de estar pasado de moda. Ya no vende la coleta y la camisa de cuadros. Y el personaje irrita cuando aparece en la televisión que le dio la vida.

Tenemos que tener paciencia. Dos meses son largos, pero no nos queda otra que esperar.

Irene Lozano y el suave aroma de los paracaidistas independientes.

El PSOE ya ha experimentado la tentación de los independientes, o “caballos blancos”, como se llamaron en la época de Zapatero. Hubo un tiempo en que era casi más fácil ser candidato si se era independiente que si se era sacrificado militante del partido. Quién no se acuerda de la operación de regeneración del partido que hicieron Felipe González y José Bono con el juez Baltasar Garzón. Nada menos que número dos de la lista electoral del PSOE por Madrid. Justo después del mismísimo Felipe González.

Creo que no hace falta como salio la entrada y salida de Garzón por la puerta giratoria del partido a la judicatura. Volvió, sacó los papeles a punto de prescribir de su despacho de la Audiencia Nacional, y estuvo a punto de meter en la cárcel al mismísimo presidente. Lo consiguió con Barrionuevo y Vera. Y a muchos no les pareció aquello una venganza o una revancha. Vivir para ver.

Irene Lozano ha conseguido en la lotería electoral del PSOE el número cuatro de Madrid. Y ha sido modesta en la explicación de su travestismo político: “Mi llegada demuestra el compromiso de Pedro Sánchez con la regeneración”. ¡Casi nada”. Por lo menos sabemos que tiene un alto concepto de sí misma.

Continué leyendo el artículo en: http://www.economiadigital.es/es/notices/2015/10/el-suave-aroma-de-los-paracaidistas-independientes-77922.php

La fiesta nacional y la exaltación de los acomplejados

Los españoles estamos acomplejados por nuestra propia historia. No hemos sido capaces de superar un pasado en el que nosotros mismos hemos sido nuestro enemigo, ausentes de un enemigo exterior.

Las últimas guerras han sido civiles. Incluyo la guerra de Cuba: éramos y seguimos siendo hermanos. Después de los fracasos estrepitosos de las refriegas de África, la memoria abrumadora, dramática e insuperable ha sido la guerra civil española y la dictadura cruel del general Franco. Consiguieron que nos creyéramos que España era solo suya. Que el Nodo era nuestro vergonzoso Nodo.

Captura de pantalla 2015-10-14 a las 11.48.03

 

Cuando era niño pensaba que los rojos eran extranjeros, porque en mi casa, los españoles eran solo los nacionales. Llegó la transición y los españoles seguían siendo ellos, los hijos del régimen. La escapada utilitarista y cómoda de la izquierda fue conformarse a no tener España como patria y regalársela a los conservadores, hasta hace dos días nacionales. Y, en vez de arrebatársela para hacerla de todos, nos inventamos patrias locales, que luego se fortalecieron como finca y aposento de las élites autonómicas. Diecisiete banderas para no tener una. Y justificar muchos coches oficiales.

 

Siga leyendo el artículo en: http://www.economiadigital.es/es/notices/2015/10/la-fiesta-nacional-y-la-exaltacion-de-los-acomplejados-77743.php