Carlos Carnicero

Raúl Castro introduce a Cuba en el mundo

El reloj en Cuba es de arena; cadencia lenta, piquera controlada. Pero los plazos empiezan a ser inescrutables. En febrero de 2018, Raúl Castro abandonará la presidencia del Consejo de Estado y del Consejo de Ministros, tal y como se comprometió en su última reelección, en febrero de 2013. Cuba tendrá un presidente que no se apellidará Castro.

Imagen 5

Raúl Castro, vestido con saco azul marino, ha pisado el acelerador con la cumbre de la CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) celebrada esta semana en La Habana. Un éxito político y diplomático que puede calificarse de histórico y que reintroduce a Cuba, con un protagonismo destacado, en la política hemisférica después de cincuenta años de aislamiento paulatinamente reducido. Cualquier intento de seguir marginando a Cuba en las relaciones internacionales es ya un anacronismo insoportable. Además, la CELAC ha devorado a sus dos organismos competidores: las cumbres iberoamericanas y la OEA, Organización de Estados Americanos en donde todavía Cuba está excluida por imposición de Estados Unidos.

Continue reading “Raúl Castro introduce a Cuba en el mundo” »

Share

Añade tu comentario

La ley del aborto deconstruye el PP

No teníamos noticias de las querencias integristas de Alberto Ruiz Gallardón cuando era el caballo blanco de algunos progresistas de salón. Su empecinamiento en promover una ley de interrupción del embarazo que deja a España fuera de Europa ha terminado por implosionar el PP.

Captura de pantalla 2013-12-08 a la(s) 18.00.37

Según el estudio de Metroscopia publicado ayer por el diario El País, el PP perdería la mayoría en unas elecciones generales a favor del PSOE. Y el determinante de este, todavía, incipiente vuelco electoral, sería la caída en picado de la valoración de Alberto Ruiz Gallardón. El ministro de Justicia tiene el mérito de ser el peor valorado del ejecutivo y arrastra a su partido hacia el abismo con el nuevo proyecto de interrupción del embarazo.

La pretensión de que la nueva ley del aborto cohesionaría al electorado más conservador del PP, choca con una realidad alimentada por las discrepancias internas de dirigentes  significados que se han manifestado públicamente en contra de la ley de Gallardón. Esta vez, ponerse de perfil y desentenderse de un proyecto que él mismo ha aprobado, no le ha servido al presidente del Gobierno. La marea de la ley del aborto arrastra al Gobierno en su conjunto.

Continue reading “La ley del aborto deconstruye el PP” »

Share

Añade tu comentario

Gallardón y la extraña familia

Menudo regalo de Navidad. Mientras las ciudadanas y los ciudadanos hacían esfuerzos por organizar las fiestas desde la escasez o desde la penuria, Alberto Ruíz Gallardón se daba el lujo de retrotraernos en el tiempo y situarnos como una rara avis en Europa. La interrupción legal del embarazo deja de ser un derecho para las mujeres y se convierte en un  delito que podrá ser despenalizado solo en algunos casos muy restringidos y específicos. El aborto se convierte en un concesionario que intervendrá el Gobierno y que limitará, tasadamente,  solo en caso de grave peligro para la madre o por una fecundación mediante violación. Ni siquiera en caso de malformación del feto, que tendrá que venir acompañada de un grave peligro para la salud de la madre.

Imagen 2

Resulta que Gallardón era la joyita del Grupo Prisa, porque hasta que llegó al Gobierno le tuvieron por progresista, tolerante y demócrata. Era la esperanza blanca de este progresismo de salón que tanto daño hace a los derechos de los ciudadanos y de los trabajadores.

El mismo caso que el ministro Wert, que de las tertulias y de los sesudos artículos de opinión en ese grupo pasó, también, a ser más papista que el papa, y a perseguidor de herejes. Técnicas de conversos.

Continue reading “Gallardón y la extraña familia” »

Share

Añade tu comentario

Apuntes a vuelapluma

La intolerancia como negocio

Observo la rentabilidad de la intransigencia. En la política no hay espacio para el diálogo; menos para la conciliación. El diccionario de la Real Academia tiene dos acepciones esenciales para definir “diálogo”: “Plática entre dos o más personas, que alternativamente manifiestan sus ideas o afectos” y “Discusión o trato en busca de avenencia”. Es decir, requiere escuchar y además disposición a entender y a encontrar puntos de coincidencia.

Imagen 2

El dialogo, que debe ser sosegado, no tiene espacio en la España actual. Casi nadie está dispuesto a escuchar y a rectificar si los argumentos son convincentes. Estamos instalados en el prejuicio de las propias convicciones, que además están sujetas con alfileres elementales. El universo de matices está descartado en una atmósfera de trazos gruesos, elementales y simplistas. No se trata de convencer sino de derrotar, porque no hay esfera para la concordia.  Además, las conversaciones son precipitadas, interrumpidas y extemporáneas.

Continue reading “La intolerancia como negocio” »

Share

Adolfo, crónica de una muerte ansiosamente anunciada

Hace tiempo que no se tienen noticias ciertas de Adolfo Suárez. El Alzheimer le desconectó hace, encapsulando sus pensamientos o por lo menos sus palabras. Se fue cuando todavía estaba. Hay tanta ansiedad por tener noticias de él que esta sociedad mediática e instantánea empuja su óbito para poder empezar a hablar bien de un difunto. Es tan difícil adorar de manera estable a quien todavía está vivo, aunque ausente.

Captura de pantalla 2014-03-22 a la(s) 12.29.27

Adolfo Suárez es un enigma que será siempre indescifrable. Está condenado a que le interpreten sin posibilidad de conducir el debate sobre él mismo. Y lo cierto es que sus luces y sus sombras las aclararemos otros porque lleva mucho tiempo en silencio.

Continue reading “Adolfo, crónica de una muerte ansiosamente anunciada” »

Share

Rajoy, contra las cuerdas, saca la porra de la represión

Ya han pasado dos años de Gobierno. El resultado es muy negativo, por mucho que la maquinaria de marketing del Gobierno pretenda que una recuperación económica, que todavía no se nota ni en la calle ni en el consumo ni en el empleo, es el paradigma de un nuevo horizonte político.

Captura de pantalla 2013-12-08 a la(s) 18.00.37

Las encuestas son tozudas. El PP pierde por la derecha y no gana por el centro. El resultado es la deconstrucción del sistema de partidos, en el que ninguno de los dos grandes podrá tener una mayoría estable para gobernar. Y, sin embargo, el PP sigue manejando la soberbia de la actual mayoría absoluta para imponer reformas, que son siempre recortes, y leyes esenciales que aprueba en la inmensa soledad acompañada de su mayoría absoluta.

Como la prensa amiga es más papista que el Papa, la aplicación de la doctrina Parot, cuyos efectos son jaleados con entusiasmo por esos medios afines, hace estragos en un universo de intransigencia que siempre alimentó el PP.

El PP, desde la llegada de José María Aznar a Genova, utilizó la lucha antiterrorista como munición contra los sucesivos gobiernos socialistas. Y su eclecticismo le permitió sucesivamente utilizar la guerra sucia -que habían practicado los gobiernos de la UCD con mayor intensidad que el de Felipe González- y la supuesta tolerancia, comprensión o negociación que realizó José Luis Rodríguez Zapatero. La pedagógica política utilitarista permitió al PP ser implacable en los excesos contra ETA y denunciar, después, la complacencia con el terrorismo. Una obra maestra del marketing político en el que valía una cosa y la contraria.

La utilización del legítimo dolor de la víctimas alimentó manifestaciones de estas contra el Gobierno de Zapatero, al que  el PP negó cualquier apoyo en un procedimiento que, con todos los errores que se cometieron, finalmente consiguió acabar con la violencia terrorista.

Continue reading “Rajoy, contra las cuerdas, saca la porra de la represión” »

Share